Ayer se celebró San Blas, obispo del S.III conocido por su don de curación milagrosa, salvó la vida de un niño que se ahogaba al clavársele una espina en la garganta. Por ello, es costumbre que, el 3 de febrero, se bendigan los cordones de algodón y los caramelos. Para que el cordón bendecido tenga efecto la tradición dice que debe llevarse durante 9  días, a contar desde el 3 de febrero inclusive, y después quemar el cordón; a partir de ese momento la garganta estará protegida de enfermedades. Con los caramelos se pide a San Blas que protega nuestras gargantas de toda enfermedad.

 

Powered by themekiller.com